Confort térmico de una lona de toldo

Utilizando colores oscuros aumentamos el confort térmico porque tanto la energía que refleje el tejido, como la que absorba, quedan fuera del recinto, mejorando de forma decisiva el confort térmico y disminuyendo los costes asociados a la climatización.